Reasentamiento de refugiados

El reasentamiento es un instrumento para brindar protección y satisfacer las necesidades de aquellos refugiados cuya vida, libertad, seguridad, salud u otros derechos fundamentales está en riesgo. En cooperación con el Gobierno del Ecuador, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados  (ACNUR), sus socios implementadores y los gobiernos de los países de Reasentamiento, OIM realiza todas las actividades de logística para asegurar el  traslado digno y seguro de los refugiados  desde Ecuador hacia los once países de reasentamiento.

LOGROS

  • La OIM a través del Centro de Apoyo para Reasentamiento para Latinoamérica y el Caribe (RSC por sus siglas en inglés), procesa todos los casos referidos al Programa de Admisión de Refugiados de los Estados Unidos  de América, previa la adjudicación por parte del Servicio de Ciudadanía e Inmigración  de Estados Unidos (USCIS).
  • Ofrece Sesiones de Orientación Cultural para los Refugiados que están prestos a viajar a Estados Unidos.
  • La OIM también ejecuta programas de reasentamiento hacia diversos países de acogida entre ellos: Canadá, Nueva Zelandia, Suecia, Países Bajos, Dinamarca, Brasil, Argentina,  Uruguay, Chile.
  • Desde el inicio de los programas de reasentamiento hasta marzo de 2014, la OIM ha asistido en el Reasentamiento de alrededor de 5700 personas.

METAS FUTURAS

En el año 2014 OIM estima asistir alrededor de 1500 personas referidas a los 11 países de Reasentamiento.

El RSC Latin America estima procesar los casos de 700 personas referidas al Programa de Admisión de Refugiados de los Estados Unidos.

TESTIMONIO

“Yo vengo del departamento del Putumayo desde que crecí en medio de los conflictos que se vivían casi a diario. En Ecuador todo iba bien, pero aparecieron unos muchachos colombianos que empezaron a extorsionarme y amenazarme. Yo estaba muy insegura y asustada, así que acepte la opción de reasentamiento sin saber que destino iría. Poco después, la OIM me dio la noticia definitiva de que saldría a Suecia. Ahora y después de 4 años de vivir acá, pienso que no puede haber tenido mejor suerte”